Otras soledades
   
Otras soledades.

 

“... pasaba el tiempo y el tiempo pasó sobre ellos, breve y luminoso como las notas de un arpa de cristal, una nada intangible que se depositó sobre sus almas y cuarteó la realidad, creando espacios huecos que el deseo tuvo que rellenar con esperanzas y afanes, quimeras, absurdas fantasías, amalgama de olvido.

 

Enloquecieron lenta y dulcemente arrastrados por nubes de colores y aromas de azafrán, presos de su interior, asombrados adictos de la soledad.”

 

 Calladamente atentos a las luces que bailan en su interior me miran, mientras en mi mente se desgrana el tiempo, como las notas de un arpa de cristal...

 

 ... en silencio les miro...

 

ARRIBA