Basura
   
Basura.

 

Todo se reduce a eso.

 

Condenados, entre los escombros de nuestra civilización, a ser seres tristes y asustados, hemos sobrevivido gracias a la generosidad y el desperdicio de los tiempos pasados... tiempos magníficos, al parecer.

 

Ahora vivimos bien: a pesar de que algunas de las enfermedades que aparecieron en el pasado han reducido mucho nuestro número y, aunque al principio lo lamentábamos profundamente, llorando las muertes que se sucedían sin cesar, la perspectiva histórica nos ha aportado sabiduría.

 

Apenas hay carencias, ya que existen grandes recursos ocultos en el vertedero; tenemos de todo en abundancia y el hambre ha sido erradicada.

 

Es cierto que quedamos pocos; no he visto a nadie desde hace semanas y creo que somos los últimos habitantes de este sector, pero eso ha reducido los conflictos hasta alcanzar cero en el último periodo computado.

 

Tengo que reconocer que hubo algún brote de avaricia e intentos de acaparamiento de bienes, pero fueron resueltos con eficacia, aplicando la Nueva Ley Universal.

  

Hace tres días que mi hermano no se mueve.

Espero no tener que matarle de nuevo.

 

ARRIBA