Alcohol
   
Alcohol.

 

Si en el calor del alcohol

se hallara algún consuelo

breve y satinado,

probablemente el mundo

estaría lleno de borrachos melancólicos,

que, urdiendo sus quimeras

vaporosas de sueños perdidos,

recitarían versos inéditos

y trazarían con sus pasos

las variadas geografías

que el deseo no supo diseñar,

y que se pierden a lo largo de las aceras

sucias de memorias, perdidas

para los que no supieron escuchar

los quejidos de los corazones

que, a veces, callados aúllan

su dolor de víscera triste.

Si en el alcohol te pudiese hallar,

rezaría a los corchos de las botellas intactas

que en el futuro me aguardan,

temiendo el delirio y la nostalgia

que tu recuerdo me provoca.

 

Si el alcohol fuera Dios...

y si tú fueses real.

 

ARRIBA