EL FINAL 

 

Una promesa me hizo,

tardía para cumplir fue,

más cuando el momento llegó

ni yo sé como reaccioné.  

 

Miedo me daba aceptar,

miedo al igual, denegar.

 

Toda mi energía utilicé,

y como fruto de árbol sano

lo prometido acaté.

 

Más mi sorpresa al llegar,

fue descubrir sin extrañeza,

que el lugar de acogida

era donde yo me hallaba,

y a la par donde jamás,

durante mi existencia,

me llegaría a hallar.

©