NO PREGUNTES 

 

No preguntes por qué,

no quieras saber cuando,

el cómo y donde están dados.

 

Llegarán sin que los veas,

solo cuando estén ahí

podrás tranquilo decir:

“¡Que bien! ...por fin”.

©