¿SI? ¿NO?

 

Al principio no sabia opinar,

me resultaba imposible sentir,

y con el transcurso del tiempo,

me di cuenta, además,

que no lograba vivir.

 

No vivir por vivir,

sino vivir disfrutando,

saborear las fracciones,

estar cómodamente hablando.

 

Conseguí instruirme

en el noble y difícil arte

de la espera, comprensión y paciencia,

aunque puedo asegurar

cuán difícil era

en tiempos en que,

la mayoría, por mi parte

puesto era.

©