TÚ 

El amante llamó a la puerta de su amada.

-   “¿Quién es?”, preguntó la amada desde dentro

-   “Soy yo”, dijo el amante

-   “Entonces márchate. En esta casa no cabemos tú y yo.”

 

El rechazado amante se fue al desierto, donde estuvo meditando durante meses, considerando las palabras de la amada.

 

 

Por fin regresó y volvió a llamar a la puerta.

-   “¿Quién es?”

-   “Soy tú”

Y la puerta se abrió inmediatamente.

(Attar de Neishapur)

 

 

 

POR TODO LO QUE HA SIDO,

GRACIAS.

HA TODO LO QUE HAYA DE SER,

SI.

©